Entrevista para el New York Post, 25 sept. 1936

En Septiembre de 1936, Michel Mok entrevistó a F. Scott Fitzgerald y su contenido apareció en el diario estadounidense «New York Post»

Es una entrevista muy interesante (que puede leerse reproducida por el diario «The Guardian»), que resulta esclarecedora por muchos motivos: primero porque es una persona desde fuera que retrata lo que ve en Scott; como se mueve, lo que hace, etc. y también por el contenido.  Así como muchas acotaciones sobre temas diversos.

Es evidente que por las fechas encuentra al autor en mal estado físico. Cuidado por una enfermera particular en un hotel. Más raro es que esté convaleciente, aparte de por todo lo suyo, de una fractura de hombro al haberse  por  tirado desde un trampolín de piscina de casi cinco metros.

Yo creo que lo más interesante es lo que cuenta de su padre, que ya he reproducido en «infancia«:

«Una serie de cosas le sucedieron a papá», dijo, con un brillo simulado. «Entonces papá se deprimió y comenzó a beber un poco».
_No quiso explicar qué «cosas» eran (periodista)
«Un golpe tras otro», dijo, «y finalmente algo se rompió».
____»Cuando era un niño de nueve años, mi padre transportaba espías a través del río. Cuando tenía 12 años sintió que la vida había terminado para él. Tan pronto como pudo, se fue al oeste, lo más lejos posible de las escenas de la guerra civil. Comenzó una fábrica de muebles de mimbre en St. Paul. Un pánico financiero en los años 90 lo golpeó y fracasó.
‘Regresamos al este y mi padre consiguió un trabajo como vendedor de jabón en Buffalo. Trabajó en esto durante algunos años. Una tarde, tenía 10 u 11 años, sonó el teléfono y mi madre contestó. No entendí lo que dijo pero sentí que el desastre nos había llegado. Mi madre, un poco antes, me había dado un cuarto para ir a nadar. Le devolví el dinero. Sabía que algo terrible había sucedido y pensé que no podía ahorrar el dinero ahora.
«Entonces comencé a rezar. ‘Querido Dios’, recé, ‘por favor, no nos dejes ir al hospicio (poorhouse); por favor, no nos dejes ir a la hospicio’. Poco tiempo después, mi padre llegó a casa. Tenía razón. Había perdido su trabajo.
«Esa mañana había salido como un hombre relativamente joven, un hombre lleno de fuerza, lleno de confianza. Volvió a casa esa noche, un hombre viejo, un hombre completamente quebrado. Había perdido su impulso esencial, su impecable propósito. Fue un fracaso el resto de sus días «.
«Oh», dijo, «recuerdo algo más. Recuerdo que cuando mi padre llegó a casa, mi madre me dijo:» Scott, dile algo a tu padre «. No sabía qué decir. Me acerqué a él y le pregunté: «Padre, ¿quién crees que será el próximo presidente?» Miró por la ventana. No movió un músculo. Luego dijo: «Creo que Taft lo hará».
«Mi padre perdió el control y yo perdí el control. Pero ahora estoy tratando de recuperarme. 

Actualmente este diario está considerado un tabloide desde que lo compró Rupert Murdoch. No era así en su trayectoria anterior desde su fundación en 1801.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s