Algo más que una casa (1933), F.S. Fitzgerald

«Algo más que una casa»   (More Than Just a House, 1933)

relato aparecido en la revista The Saturday Evening Post (24 junio 1933)

Francis Scott Fitzgerald

(Cuentos 2 – pp. 639 a 675)

Estamos en 1925, Lew Lowrie es un joven de veintiséis años que salva a las tres hermanas Gunther de ser arrolladas por un tren. A pesar de la gran diferencia social, los padres de las señoritas Gunther invitan a Lew a varias veladas en agradecimiento por su gesto. Las tres hermanas son: Amanda de dieciséis, Jean y Bess más pequeñas.

Los Gunther son una buena familia de un condado cerca de Baltimore en Maryland y viven en una alejada casa en el campo. La casa impone su presencia de forma opresiva porque es como una jaula de sus habitantes y de su nivel social.

«Era algo más que una casa, decidió Lew mientras se alejaba. Era un lugar donde una multitud de cosas diferentes podía suceder a la vez…»

Lew inmediatamente se siente atraído por la hermana mayor, Amanda, e incluso tiene la oportunidad de declararse, pero ella ya está comprometida. En realidad Lew está fascinado por el ambiente de los Gunther, de su deseo de pertenecer a él y ese deseo se deriva hacia las hijas que son las llaves de ese mundo. Sin embargo, el hecho de que sean tres chicas presagia que todo se desmoronará porque el futuro se basará en los posibles afortunados matrimonios que puedan hacer.

Pasa el tiempo y Lew ha mejorado su situación económica. Vive en un ático en Nueva y York y coincide con la hija mediana que hace su vida de flapper en la ciudad de los rascacielos. Tienen un fugaz flirteo, pero no llega a más. Lo invita a la casa al estar ella de vacaciones.

La casa es distinta, la madre ha muerto y el padre tiene demencia. La hija pequeña, Bess, lo cuida. Una terrible tormenta trastorna la velada. Reciben una llamada que les comunica que Amanda ha muerto al dar a luz.

Los años pasan Lew sigue su buena estrella, pero está soltero. Con motivo de un compromiso pasa cerca de la casa de las señoritas Gunther y se encuentra con Bess a caballo: los padres y Amanda fallecidos, Jean casada con alguien en China. Hablan un poco y ella le cuenta que está a punto de casarse. Cuando Lew habla con otra persona se entera que no es cierto y que está sola en la casa: embargada y sin recursos. Va a verla y hablan. Lew se da cuenta que desde siempre estaba ligado a las tres hermanas y la elegida será Bess porque además es la única que ha aprendido el valor de la existencia y la resistencia.

***

Se trata del clásico de los cuentos: eran tres hermanos/eran tres hermanas… pero hay que reconocer que Scott le añade pequeños detalles que la singularizan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s