Majestad (1929), F.S. Fitzgerald

«Majestad»

( Majesty )

relato aparecido en la revista The Saturday Evening Post (13 julio 1929)

Francis Scott Fitzgerald

(Cuentos 2 – pp. 113 a 146)

 

No puede decirse de ninguna de las maneras que Scott se inspirara en Grace Kelly y Raniero de Mónaco, porque Grace acababa de nacer y Raniero tenía seis años. Pero leer este relato nos lleva a esa otra historia y volvemos a tener la sensación de que Scott era un visionario. Los sucesos no se parecen en nada, pero se parecen en todo (—No, no se parecen. —Bueno, es cuestión de opiniones).

Emily Castleton es una rica heredera estadounidense que no está por la labor de casarse, sino de vivir su vida y experimentar cuantas emociones pueda por todo el mundo. Llega a una edad en la que se le «empieza a pasar el arroz» y su padre la apremia para que se case con alguien adecuado. Ella de momento cede, porque está algo desanimada, pero después de prepararse una boda por todo lo alto con el chico conveniente, Emily huye y los deja a todos plantados. Después de un mes reaparece en Europa.

Mientras, su sufrida prima pobre se ha casado el chico plantado en el altar, porque ya estaba enamorada y porque a él casi tanto le da una que otra y el caso era que el escándalo se tapara con un acontecimiento solapado: otra boda. Toda la trama está presentada con delicadeza por el autor, que no se limita a un esbozo de estos personajes secundarios, sino que les da un protagonismo honorable.

Pasa el tiempo y la familia se entera que Emily tiene problemas en Europa. Que anda con un tipo indeseable que dice ser príncipe de un país remoto. Los echan de casi todas partes y huyen como unos parias. El padre de Emily y debido a su mal estado físico, les pide que vayan la prima y el chico a buscar a Emily como sea y la traigan de vuelta, antes de que suceda alguna desgracia.

La pareja busca a Emily por los lugares esperables y acaban dando con ella gracias a la policía que los tiene controlados. Acaban en un extraño lugar, pequeño a más no poder, recóndito y escondido entre otros países europeos donde el repulsivo príncipe es verdaderamente un príncipe y precisamente gracias a una revuelta es rey. Emily se convierte en reina y acaba desfilando en carroza por las calles de Londres tal cual, gracias a que su diminuto país es rico en un mineral apreciado. La prima y el novio la observan patidifusos desde un balcón.

Yo creo que el mérito de este cuento, es que el interés no se centra realmente en lo que le sucede a la protagonista Emily y su rocambolesco final, aunque lo parezca.  Sino en la historia que sucede en segundo término: los secundarios; la prima y el novio. Su protagonismo indirecto, que de alguna manera es el principal. Así como, en sus reacciones asombradas, pero no de envidia, con lo que se cambia completamente el uso de este tipo de subtramas accesorias.

Cabeza y Hombros (1920) – F.S. Fitzgerald

«Cabeza y Hombros»

(Head and Shoulders)

relato aparecido en la revista The Saturday Evening Post (21 febrero 1920)

Francis Scott Fitzgerald

(Cuentos 1 – pp. 31 a 70)

Se trata de uno de los primeros relatos publicados por Scott en una revista de gran tirada. Como casi siempre sabremos lo que le pagaron: 400 $. (Al llegar a Nueva York me enteré de que lo había vendido. Me hubiera gustado volver a sentir una emoción semejante, pero me imagino que una cosa así solo se da una vez en la vida) Además también fue el que se vendió primero para una adaptación al cine (cine mudo).

La historia es bastante sencilla, pero un poco abstracta. Va de una pareja, de un matrimonio (¿siempre nos contará Scott la misma historia?)

Horace Tarbox es un joven intelectualmente brillante, incluso superdotado, cuyo paso por la Universidad de Princeton presagia los más altos logros en cualquier disciplina académica.

Un día aparece en su vivienda universitaria Marcia Meadow, una joven corista que alguien le ha enviado para gastarle una broma. Horace no está acostumbrado ni a ver chicas y menos a hablarles. De alguna manera extraña simpatizan y con el tiempo, incluso se casan.

De momento pueden vivir de lo que gana ella en el mundo del espectáculo, pero su embarazo pronto lo impedirá. Mientras Horace ha trabajado en lo que ha podido y por supuesto ha descuidado sus metas intelectuales. Descubre con sorpresa en un gimnasio que sabe hacer unas interesantes volteretas circenses y se dedica profesionalmente a ello.

Marcia mientras se aburre con su embarazo se decide a leer lo que su marido le sugiere y se da cuenta de que ella también puede escribir. La lectura de «El diario de Samuel Pepys» (siglo XVII) la inspira para componer «Sandra Pepys, sincopada» (letras desgarbadas, puntuación estrafalaria, un sinfín de errores gramaticales y faltas de ortografía). Tiene éxito porque es una novedad refrescante. Incluso pasan a ver a la autora dos escritores venerados por Horace en la universidad, pero que no saben ni que él existe.

La expresión -Cabeza y hombros- se refiere a la necesidad de que en una relación alguien piense y el otro sostenga. En Marcia y Horace han invertido los papeles:

(Horace piensa) Pobres almas vaporosas que intentamos expresarnos a través de algo tangible: Marcia a través del libro que ha escrito; yo, a través de los libros que no he escrito.  Intentamos elegir nuestros medios de expresión, y acabamos tomando los que encontramos, y quedarnos contentos.

Pizcas de paraíso (1973), F. Scott y Zelda Fitzgerald

» Pizcas de paraíso »

(Bits of Paradise)

F. Scott y Zelda Fitzgerald

Edición original 1973 selección e introducción de Matthew J. Bruccoli, prólogo de Scottie Fitzgerald Smith

ed. RBA 2009, 399 pp.

Esta recopilación intenta dar visibilidad a los relatos de Zelda, la esposa de Scott Fitzgerald. En su momento fueron publicados en revistas, pero habían quedado olvidados. Supongo que hacer una edición conjunta de Scott y Zelda responde a la idea de similitud en el tiempo y en la temática. Se presentan de forma alternada. Y son los siguientes:

  • 1922 – SCOTT – The popular girl – Una chica popular
  • 1925 – SCOTT – Love in the night – Amor en la noche
  • 1925 – SCOTT + ZELDAOur own movie queen – Nuestra reina del cine
  • 1925 – SCOTT – A penny spent – Un penique gastado
  • 1925 – SCOTT – The dance – La danza
  • 1927 – SCOTT – Jacob’s ladder – La escala de Jacob
  • 1929 – SCOTT – The swimmers – Los nadadores
  • 1929 – ZELDAThe original follies girl – La auténtica chica de revista
  • 1929 – ZELDAThe southern girl – La chica del Sur
  • 1930 – ZELDAThe girl the prince liked – La chica que gustó al príncipe
  • 1930 – ZELDAThe girl with talent – Una chica con talento
  • 1930 – ZELDA –  A millionaire’s girl – La chica del millonario
  • 1931 – ZELDAPoor working girl – Pobre chica trabajadora
  • 1931 – SCOTT – The hotel child – La niña del hotel
  • 1931 – SCOTT – A new leaf – Vida nueva
  • 1931 – ZELDA – Miss Ella – Miss Ella
  • 1932 – ZELDAThe continental angle – El punto de vista continental
  • 1932 – ZELDA A couple of nuts – Una pareja de chiflados
  • 1932 – SCOTT – What a handsome pair! – ¡Qué hermosa pareja!
  • 1949 – SCOTT – Last kiss – Último beso
  • 1969 – SCOTT – Dearly beloved – Tiernamente adorables

El comentario de los relatos será de forma individual.

Cuando se publicaron los cuentos de Zelda estaban firmados por los dos. No porque Zelda y Scott lo desearan, sino por imperativo de las revistas que pensaban que únicamente de esa forma podían venderse.