El último magnate, film 1976

«El último magnate»

(The Last Tycoon)

Elia Kazan

USA 1976

 

Hacía tiempo que no veía una película con tantos talentos dentro y que fuera tan mala. No me lo explico. Fue la última cinta del gran director Elia Kazan (67 años), así que igual estaba muy enfermo, pero no, murió en el 2003.

Basada en la novela de F. Scott Fitzgerald y con guion de Harold Pinter. La historia está inspirada en el productor del Hollywood clásico Irving Thalberg hacia los años 30.

En el filme vemos un estudio de cine dirigido por un carismático productor, Monroe Stahr (Robert De Niro) perfeccionista y demasiado hermético, cuyas andanzas son contempladas con suspicacia por los dueños del estudio (Robert Mitchum, Ray Milland) que se resignan ante el rotundo ojo clínico para el éxito del productor. Mientras, vemos por un lado cómo Monroe pone orden en las escenas de una película que están rodando con Tony Curtis y Jean Moreau, reflejando ese mundo de Hollywood ya perdido, pero por otro lado, vemos cómo la propia película de Kazan se desmorona en una colección de escenas indignas del gran director.

Se supone que la película que ruedan dentro de la película con Tony Curtis y Jeanne Moreau es una especie de Casablanca, pero en realidad es como un engendro horroroso en el que los dos actores están espantosos y lo hacen peor que si hicieran una parodia.

Monroe se mueve entre dos féminas, Theressa Russell y Ingrid Boulting, entre las cuales es difícil definir cual lo hace más mal y qué pintan esas dos relaciones absolutamente indigestas en la historia. Monroe se enamora de Kathleen (Ingrid) como el que se enamora de un cuadro y quiere tenerlo. Ella es la cosa más mona y sosa que pueda imaginarse, y la relación que tienen lo más enervante que pueda soportarse.

Hacia el final aparece Jack Nicholson como un representante sindical, en unas escenas mal planteadas y peor resueltas. Cabe decir que Robert De Niro es el que sale mejor parado de todo este desastre, en el que parece que los actores no saben ni donde están, ni para que los han contratado. Lamentable punto y final para la carrera de Elia Kazan.

El editor de libros (Max Perkins), film 2016

«El editor de libros»

(Genius)

dir . Michael Grandage
Reino Unido 2016

Adaptación del libro «Max Perkins: Editor of Genius, 1978″ de A. Scott Berg, que trata de la vida de este editor de Nueva York descubridor de varios de los talentos más interesantes de la literatura estadounidense: Hemingway, Scott Fitzgerald, Thomas Wolfe.

La película se centra casi totalmente en su relación con el escritor Thomas Wolfe (1900-1938), con alguna mínima pincelada a Fitzgerald y Hemingway.

Para mí la cinta tiene varios problemas: el primer lugar el casting, no me gusta. No sé, pero Jude Law no lo veo como Thomas Wolfe.

pero Guy Pearce como Scott Fitzgerald ¡por favor!. Después ese gris perpetuo en la cinta o nunca hace sol en Nueva York. O que pinten a Thomas Wolfe de forma tan antipática o que consideren positivo que un editor coescriba la obra de un autor…

¿Actores británicos para este tema? ¿De verdad piensan que es lo adecuado? No me ha gustado nada. (escrito en otro blog con fecha 23-4-2017)


10-8-2019 = He visto de nuevo la cinta en clave de Scott Fitzgerald y mi opinión en general es la misma. La película se centra en Thomas Wolfe, muy horrorosamente caracterizado por el actor Jude Law. El editor Max Perkins es como un santo con sombrero (que no se quita nunca) y los demás son caricaturas.
Aparecen brevemente Hemingway (como un minuto) y Scott Fitzgerald un poco más: quizá cinco minutos.

De nuevo me reitero en que Guy Pearce como Scott es una malísima elección.

Guy Pearce vs Scott Fitzgerald

El gran Gatsby, film 2013

«El gran Gatsby»

(The Great Gatsby)

Baz Luhrmann

Australia, 2013

 

Con «Moulin Rouge» (2001), Baz Luhrmann nos presentó una desmesurada y arrolladora fantasía sobre la Belle Époque. Después de ver el trailer de El gran Gatsby, ya me hubiera conformado con que Luhrmann consiguiera lo mismo. En principio es lo que parece prometer, trasladar el movimiento, el frenesí y la forma de filmar a esta nueva producción. Pero hay como un desgaste de la fórmula que no funciona igual y además aquí se espera que adapte de alguna manera la novela de F. Scott Fitzgerald.

Se trata de una obra literaria de enorme prestigio y aunque el argumento es simple, el hecho de que todos los personajes sean en el fondo negativos, dificulta mucho encontrar intérpretes adecuados que nos hagan sentir antipatía, simpatía y compasión al mismo tiempo. Además se supone que deben transmitir un gran carisma. Desde este punto de vista, el casting es un desastre. Ni siquiera la presencia de Leonardo Di Caprio como Gatsby logra pasar la prueba, le falta de todo, envergadura física, creerse el papel, se le nota incómodo, etc.  Carey Mulligan no tiene la belleza, ni el encanto necesario. Toby Maguire directamente destroza el personaje y Joel Edgerton como marido es caricaturesco.

La película tiene interés desde el punto de vista de diseño, pero el desarrollo se asemeja mucho a una novela gráfica en detrimento de la profundización de personajes y densidad dramática. La banda sonora está menos trabajada que la de Moulin Rouge.

Nota:
Este comentario lo publiqué en otro blog el 15-9-2013